fbpx

El joven, pero contractado pivote loreño, pero palmeño de adopción, se despide del club que lo ha visto crecer como jugador y como persona.

Julio, natural de Lora del Río pero que peleó y se sacrificó 8 temporadas en el ARS de Palma del Río, recala esta temporada en el Córdoba BM para seguir compitiendo en la división de honor plata. 

Hablar de Julio es hablar de pasión, sacrificio y constancia. Con tan solo 25 años se ha convertido en un referente del balonmano nacional y se ha hecho un gran hueco en el corazón de la afición y amantes de nuestro club. 

El portentoso pivote no ha querido dejar pasar la ocasión de mandar unas palabras con sus sentimientos y experiencias durante su larga etapa en el ARS.

“Después de 8 años luchando por un escudo, una afición incansable, luchando por unos valores, luchando por el ARS Palma del Rio, ha llegado el momento de cerrar una etapa y descubrir nuevos frentes.

Con tan solo 17 años llegué a la que se convirtió en mi casa, me inculcaron valores, aprendí que sin trabajo y constancia no se consigue nada. He disfrutado muchísimo dándolo todo por este club y siempre estaré agradecido por ello. He vivido fases de descenso, fases de ascenso, momentos malos, momentos buenos, y siempre con el mismo objetivo crecer como jugador y como persona, gracias a todos mis compañeros estos años, a todos mis entrenadores, segundos, delegados, a esa afición incansable, a presidentes, directiva, sin ellos no me hubiese convertido en la persona que soy hoy, estaré eternamente agradecido por la oportunidad que le dieron a un chaval con tan solo 17 años que  llegó a ser capitán con 25. No puedo evitar emocionarme al escribir estas palabras, todos esos recuerdos se quedarán guardados en mi memoria. Me despido así, con un hasta luego, nos volveremos a ver, os deseo lo mejor en estas temporadas venideras, seguro que con esos valores y ese trabajo toda ira bien.

GRACIAS POR TODO”

Solo tenemos palabras de agradecimiento para Julio y su familia, que tantos esfuerzos han hecho por su sueño. Desearle la mayor de la suerte en sus nuevos retos deportivos y personales.

GRACIAS POR TODO JULIO.