fbpx

NUESTRO MISTER SE VA A CUMPLIR UN SUEÑO

Ha llegado el momento tan temido por toda la afición palmeña, aunque sabiendo la calidad humana y deportiva que derrocha Víctor Montesinos, tarde o temprano tenía que ocurrir.

Pues sí, nuestro entrenador deja el club que le ha visto crecer para embarcarse en un gran proyecto de Asobal que, sin duda, es una oportunidad única para él y muy merecida.

No creemos que haya palabras suficientes para agradecer cada entrenamiento, cada grito en los partidos, cada palabra de aliento, cada charla, cada viaje, cada minuto de dedicación que le ha regalado al club, excediéndose siempre de sus meras obligaciones como entrenador. Sin pedir nada a cambio, simplemente porque siente los colores del equipo de su pueblo y porque siempre ha querido lo mejor para el ARS. 

Esa implicación y esa manera de ver el balonmano van a hacer que llegue dónde se proponga. No hay techo, no hay límites para una persona con Victor Montesinos, le llega la oportunidad  quizás en su plenitud y maduración deportiva, desde el club solo le deseamos lo mejor en su nueva andadura y estamos seguro de que la aprovechará al máximo

Él no ha querido desaprovechar la ocasión para añadir unas palabras a este comunicado: “Desde que inicié mi andadura en este deporte hace más de 26 años, he estado vinculado y defendiendo los colores del club de mi ciudad. He pasado por todas las etapas, he visto a niños convertirse en hombres, he tenido la suerte de entrenar a referentes del balonmano nacional (no podría nombrarlos a todos porque me dejaría alguno atrás). Son 7 temporadas como entrenador de la primera plantilla del ARS Palma del Río, y otras 19 como jugador y entrenador en la cantera. Momentos muy buenos, y otros no tanto, pero de los que te hacen más fuerte como deportista y persona. Compartí locura en una fase de Pozoblanco con un grupo de trabajo que me aportó valores y seguridad. Gracias Carlos, Víctor, Fernando, Ancelotti… Y me he rodeado en mi vida siempre de grandes apoyos como mi familia, mis amigos y mi mujer. Ellos me levantaron cuando caía. Solamente tengo palabras de agradecimiento al club de mi corazón, al club que tanto aportó a mi vida. GRACIAS directiva, GRACIAS jugadores, GRACIAS afición, GRACIAS ARS. Esto no es un adiós, estoy seguro que nuestros caminos se volverán a encontrar. Un gran abrazo a tod@s”.

Palma es tu casa y el ARS tu equipo. Estaremos aquí para lo que necesites, míster.

¡HASTA SIEMPRE!